¿Queres Participar del Blog?
Envianos tus sugerencias a: infoclausura2009@gmail.com, infoclausura2009@gmail.com

AL OTRO LADO DEL ATLÁNTICO

MAXI, ENGULLIDO POR SU EGO
Maxi Rodríguez se ha equivocado. Lo peor, sobre todo para él mismo, es que le cuesta reconocerlo. Y eso duele más asistiendo a su presencia en el club colchonero. Como referente en el Atlético de Madrid, ha perdido consistencia de cara a los más grandes, los que sustentan el sentimiento atlético, su grada, los que han venido encumbrándole en los tres años precedentes en los que sentó cátedra con su profesionalidad, su entrega y su garra.
Haciendo historia, su momento en el cuadro madrileño debería ser el que le forjara como parte de la identidad atlética. Capitán del cuadro, voz fundamental en el vestuario y dueño de un sitio siempre en el once inicial, causa sorpresa evaluar cómo ha deteriorado su presente en una campaña anómala para él, pero habitual en lo que está siendo la construcción de los colchoneros tras el ascenso de Segunda División. El mejicano Aguirre, el anterior técnico cesado hace apenas un mes, confió en Maxi de forma desmesurada. Le otorgó el brazalete por encima de los galones del anterior, Antonio López, aún en la plantilla. La decisión no fue aceptada por el vestuario, al menos por los nacionales, más conformes con mantener un credo que se sostenía con el paso de las temporadas. Como ideario de la doctrina actual atlética, Maxi se aupó un escalón aún a costa de los problemas que podrían establecerse dentro de la caseta. Apoyado siempre por el clan sudamericano –Agüero, Forlán, Pernía, Leo Franco o él mismo-, Aguirre, el técnico cesado, buscó en la medida el abrazo de una parte de la plantilla. Sus discrepancias con el Kun podían olvidarse teniendo satisfecho al núcleo duro del vestuario.
Pero el mexicano no fue capaz de satisfacer las pretensiones del círculo que mantenía al club; directiva, afición y plantilla. Fuera del equipo, tras su enésima prueba de confianza, Abel Resino, un atlético por los cuatro costados, pasó a llevar la batuta técnica del plantel. Y, con su llegada, Maxi Rodríguez, pasó a ser discutido. Se convirtió en el primer cambio rutinario en los choques y, su desencuentro con Abel, tardó poco en llegar. Sustituido en la victoria ante el Barça, arrojó el brazalete en el momento del cambio. Un desplante que muchos aficionados no perdonan ni aún pensando en la frustración de Maxi. El detalle quedó ofuscado en la victoria colchonera. Esta misma semana acumuló el segundo enfrentamiento con Resino. De nuevo, fue cambiado ante el Oporto en un momento crucial. Su salida del campo, parsimoniosa cuando su equipo estaba out de la Champions, no fue digna, a ojos de los seguidores, del que porta el brazalete. Posteriormente Agüero, una vez finiquitada la presencia del Atlético en Europa, cargó duramente contra el dibujo de Abel en tierras portuguesas. Con Forlán en el banco y un equipo buscando contras agazapados atrás, no les bastó a los madrileños para pasar de ronda. Se fueron de Europa sin perder un solo encuentro pero la imagen del clan de Maxi ha quedado muy tocada, con una hemorragia que desangra el estigma que le aupaba a la afición. (ÁNGEL GARCÍA)

3 Gritos de Gol!!!:

  1. Fran dijo...
  2. Angel vienvenido al Blog y muy completo el post, y una lastima por Maxi Rodriguez, saludos

  3. Filial Racing Rosario (San Lorenzo 1388) (0341)-(4245759) dijo...
  4. Pasaba a dejarte un saludo, la pagina esta muy linda, ojala que siga para arriba.
    Un abrazo

    Marcos filial rosario


    "Solo quien comparte mi pasiòn, comprende mi locura"

  5. fernando dijo...
  6. Maxi ha tenido dos grandes errores y siendo capitán no se puede hacer eso. Debe recapacitar y perdir perdón. Un abrazo.

DALE GRITA GOOOOLLLL!!!

Hola, Bienvenido al Blog del Torneo Clausura 2009, Todo sugerencias sera aceptada...
*Por Favor dejen Nombre y Sitios Web.
email: infoclausura2009@gmail.com